Kéfir: El Dios probiótico

Hoy os quiero hablar un poco sobre el kéfir, ya que en esta temporada hemos decidido que sea nuestro compañero de viaje, y poder hacer un tipo de simbiosis con él. Pero, antes de nada, ¿Qué es el Kéfir?

 

El kéfir es un hongo que se alimenta de la lactosa procedente de la leche, y a cambio, a través de la fermentación, la convierte en un probiótico natural excelente, es decir: “microorganismos vivos que, administrados en las cantidades adecuadas, aportan beneficios en la salud del organismo del que los ingiere”.

La composición de esta bebida aún es desconocida por muchos, y está llena de vitaminas, aminoácidos y minerales.

Por lo tanto, si tomamos kéfir conseguimos:

  • Una microflora intestinal sana
  • Propiedades antibióticas y antifúngicas
  • Crear un sistema inmunitario muy fuerte contra infecciones
  • Protegernos contra patógenos que quieran invadir nuestro cuerpo y acaba con las toxinas que tengamos.
  • Hacer una excelente digestión cuando ingerimos comidas pesadas, como la proteína y la grasa.
  • Descomponer la lactosa, siendo una gran ayuda en caso de tener intolerancia.
  • Sintetizar mejor las vitaminas.

Por todos estos puntos anteriormente mencionados, el kéfir es un superalimento que nos ayudará en estos días difíciles en los que, al estar viajando continuamente, no paramos de tener cambios meteorológicos. Nuestras defensas se ven alteradas constantemente, ya que encontramos situaciones ante las cuales nuestro sistema inmunológico se puede ver afectado.

 

 

Contraindicaciones del kéfir

Aunque nosotros tomamos al día 500ml de kéfir por persona, no hay que pasarse tomando kéfir, ya que, si ingieres grandes cantidades, puede producir hinchazón, diarrea o flatulencias. Espera unos días para ver sus efectos, al ser un producto natural, sus efectos son suaves y no inmediatos.

 

¿Qué técnica hemos desarrollado para el cuidado del Kéfir?

Recordad que el kéfir es un hongo, y como cualquier ser vivo necesita unos cuidados básicos. En primer lugar, taparemos el hongo con leche con lactosa hasta que quede cubierto en su totalidad. La lactosa es necesaria ya que se alimenta exclusivamente de la misma. Lo tapamos en un bote de cristal o plástico de buena calidad. Pasadas entre 24h-48h sacamos el kéfir y lo colamos, separando el resultado de la leche del hongo, que habrá cogido una textura más espesa que la propia leche, similar a un yogur batido. El kéfir colado lo volvemos a meter en el bote que se encontraba y lo rellenamos otra vez con leche, empezando de nuevo todo el proceso.

Tened en cuenta que al vivir en una furgoneta todo se complica, y por comodidad y limpieza hemos comprado una jarra con un filtro en la boquilla, de tal forma que a la hora de colarlo solo tengamos que pasarlo todo de la jarra al vaso donde lo vayamos a consumir.

Aquí explicamos el proceso en vídeo.

Además, una vez a la semana limpiamos bien el hongo bajo el grifo para dejarlo fresco, simplemente con un colador y agua corriendo lo conseguiremos limpiar bien.

Una nota que hemos observado es que poniéndole leche entera se reproduce más rápido, y también sale más espeso, asique id probando distintos tipos y ¡quedaos con el que más os guste!

Si os ha parecido interesante compartidlo con vuestros familiares, amigos y conocidos. ¡Y si hay alguna duda que queráis preguntarnos no dudéis en contactar con nosotros dejando un comentario!

 

¿Queréis kéfir para vuestra dieta? ¡Ahora por la compra de una camiseta de Viajedepersonas te llevamos el hongo gratis!

Dani Martin
Dani Martin
Me encanta conocer distintas costumbres y culturas. Amante de la Naturaleza y los animales . Soy una persona inquieta y curiosa, con ganas de vivir nuevas experiencias y de compartirlas con vosotros.

3 Comments

  1. Toñi dice:

    Los videos y fotos se hacen horizontales, es un consejo. Me gusta la idéa del hongo por una camiseta guay besitos

  2. Hola txavales, muy buena explicación.
    Ya llevo unos cuantos díaas tomando a la noxe. Me sienta bien, ero es pronto para decir que noto sus beneficios. Voy a seguir tomando a ver si descumplo años…
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *